Estiramientos Vs Acortamientos

Estiramientos, Estiramientos Activos o Acortamientos

 

¿Los estiramientos son recomendables para mi? ¿Debo realizarlos antes o después de la práctica física? ¿Estáticos o dinámicos? ¿Me ayudaran a mejorar mi marca? ¿Prevendrán posibles lesiones? En definitiva… ¿son buenos los estiramientos… o son malos?

En el mundo de la actividad física siempre han estado presentes los estiramientos, y siempre se ha hablado de la importancia de estos. Muchas preguntas al respecto de los estiramientos se nos plantean cuando empezamos a realizar actividad física, o a prepararnos para ciertas disciplinas, o si hablamos del running, para nuestras carreras y entrenos. Vamos a intentar aclarar algunas cosas, o como mínimo, realizar ciertos planteamientos para que vosotros mismos podáis llegar a conclusiones.

Antes de nada, diferenciemos entre las sensaciones que nos provocan después de una sesión preparatoria o de una carrera, y los beneficios físicos propiamente dichos. Con respecto al primer planteamiento, es cierto que les estiramientos (siempre que no sean de una intensidad muy alta) provocan unas sensaciones muy agradables, e incluso nos devuelven a un estado de más relajación muscular, sobre todo después de un gran esfuerzo. Pero nosotros nos centraremos en sus beneficios (o no), más que en meras sensaciones.

Ahora ya no son pocos los estudios que dicen que estirar antes, es malo. Por ejemplo, una investigación publicada en The Journal of Strength and Conditioning Research, nos detalla que si realizamos estiramientos, perdemos fuerza, además de que nos sentimos más intestables.

Por otro lado, de acuerdo con un artículo publicado en la revista The Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports donde se analizaron 104 estudios diferentes, la costumbre de hacer ejercicios de estiramiento estáticos durante una fase previa o de calentamiento debería ser evitada, porque debilita los músculos y dificulta los movimientos, sobre todo aquellos que requieren rendimiento explosivo.

Esto empieza a darnos una idea de por dónde tirar. Ahora bien, hablemos del corto y largo plazo. Muchos dicen que esto sucede a corto plazo, pero que a largo, ganamos otras cosas, como por ejemplo en flexibilidad. ¿Y qué es flexibilidad? ¿Mejorar la amplitud articular? En teoría sí, pero no nos dicen que realizar un estiramiento de manera pasiva puede comprometer mucho la articulación, así que llegar a esas posiciones de más movilidad pero sin asegurarnos la estabilidad articular puede ser un problema. Tanto a corto, como a largo plazo. En cambio, mejorando la capacidad de contracción de los músculos sí que llegamos y mejoramos la movilidad, ya que nuestro cuerpo detecta una mayor estabilidad a través de la propiocepción. Entonces, ¿porqué no decantarnos por esto? Podríamos llamarlo estiramientos activos. O mucho mejor… ACORTAMIENTOS.

Otra cosa que es importante saber es que los estiramientos son fuerzas que llegan a nuestro cuerpo. Pongamos un ejemplo: si cojo una pesa de 40Kg, ¿no se ve claro que será demasiado? ¿No me estaré pasando? ¿Y porqué no lo vemos así con un estiramiento? Hasta ahora no podíamos saber si un estiramiento en concreto mejora o no nuestra capacidad contráctil y estabilidad articular. Actualmente hay una técnica, la Activación Muscular, que sí que nos permite realizar este control.

Internamente el músculo que se estira hace que otros se acorten, y si este acortamiento no es realizado de manera activa, esos músculos reciben información para que se inhiban, para que dejen de contraerse de una manera óptima. Esto es lo que empeora unos y otros músculos a corto plazo, y muchas veces a largo.

Cabe destacar que hablamos en general, y que puede haber diferencias según las componentes de las fuerzas, si nos ayuda o no la gravedad, etc. Además, hay personas o zonas musculares de las personas que sí pueden tolerar dichas fuerzas.

Así que podríamos concluir que no os estamos diciendo que los estiramientos sean malos, pero sí que podemos decir que hay que ir con cuidado con ellos, que no son tan buenos, en general, como se nos ha hecho pensar.

Con técnicas como la activación muscular, que abordaremos con más detalle en el próximo artículo, podemos determinar de una manera casi exacta si nuestra musculatura está bien preparada o no para recibir ciertas fuerzas (un número concreto de Kilómetros en una carrera, intensidad en el ritmo, estiramientos antes o después…).

Y algo que sí que es muy recomendable es realizar lo que anteriormente hemos llamado Acortamientos. Acortar una musculatura de manera voluntaria y activa hace que la musculatura del otro lado del eje de la articulación que estamos movilizando se estire. Parece lo mismo una cosa que la otra, pero neuromuscularmente hablando, hay un mundo de diferencias.

 

Este post se colgó en nuestra web colaboradora “La Bolsa del Corredor”, uno de los blogs más importantes a nivel de runners.

Básicamente se trataba de hacernos unas cuantas preguntas en relación a los Estiramientos. ¿Son tan buenos como nos han dicho siempre?

Estiramientos Vs Acortamientos en www.labolsadelcorredor.com/estiramientos-estiramientos-activos-o-acortamientos/