Perder peso: Aquí tienes la verdad, recuerda estos consejos para conseguir tu objetivo!

 

Cómo perder peso es una pregunta que nos hacemos muy a menudo. Para algunos cómo perder peso significa reducir unos cuantos quilos que le sobran, para otros, perder peso significa eliminar la grasa que se acumula en diferentes zonas de nuestro cuerpo, de manera que nos resulta difícil vernos y sentirnos bien con nuestro cuerpo.

En internet, como ejemplo de nuestra sociedad, encontrarás mil ideas, anuncios, mil productos, mil dietas, mil aparatos, pastillas, geles… que pretenden e incluso prometen “ayudarte” a perder peso rápidamente y de forma segura. Podemos asegurarte que no es así… Y si lo es, se debe a correr un riesgo que, sinceramente, no es necesario.

Para desgracia de muchos, sólo hay una manera de conseguir perder peso, y además hacerlo de manera saludable. Y es con fuerza de voluntad, esfuerzo y sobretodo constancia.

Hay una regla de oro que, a grandes rasgos, va a ayudarnos a tener clara la idea de cómo perder peso: gastar más calorías de las que ingerimos.

¿Y qué quiere decir esto? Es una solución que, evidentemente, se puede abordar por dos vías:

1) Comer de manera equilibrada: no es necesario hacer dieta, sino simplemente (que no significa que sea nada fácil) comer productos variados, sin olvidarnos de las verduras y las legumbres, así como de todo aquello que nos proporcione proteínas para nuestro organismo. Sigue estos pasos. Cuántos más, mejor! Ellos te irán ayudando a conseguir perder peso.

 

  • No pases largas horas sin comer: ayunar o mantener el estómago vacío por largo tiempo no es buena idea, ya que puede quedarse sin energía para moverse y además, la próxima comida será para el cuerpo como un tesoro que no puede perder, y lo guardará todo propiciando un aumento de grasa en el organismo.
  • Evita el exceso de grasas: las grasas son un nutriente indispensable para el organismo, pero no un exceso de las mismas. Éstas se acumularán en el cuerpo y evitará que las reservas se movilicen, por lo tanto, no se quemarán las grasas que en el cuerpo están de más.
  • Carbohidratos de manera equilibrada: los hidratos de carbono deben cubrir las necesidades energéticas para que las proteínas no se degraden, por ello, deben incluirse en cantidades adecuadas. Pero ¡ojo!, un exceso de azúcares o de carbohidratos se almacenará como grasas. Por ello, opta por el equilibrio y los cereales ricos en fibra, que con su bajo índice glucémico favorecerán tu entrenamiento.
  • Fruta y otros carbohidratos por las noches mejor no: sino, no se sintetizan bien ya que nos los utilizamos al ir a dormir.
  • Nada de pan y salsas. Cocinar con especies, ajo y perejil. Cuidado con el aceite, es bueno, pero con moderación. De oliva, dos o 3 cucharadas al día. Nada de frito.
  • No se debe comer comidas precocinadas y/o alimentos tratados industrialmente (bollería nada). Todos los alimentos lo más sanos y frescos posibles.
  • Trata también de comer frecuentemente: Basa tu alimentación en más de tres comidas al día (4 a 6 comidas) procurando que no interfieran con los entrenamientos. Aunque no te lo creas, quizá de lo más importante para perder peso.
  • Mejora la distribución de las proteínas: Incluir pequeñas cantidades de proteínas en cada comida mejorará el nivel de aminoácidos en la sangre y esto facilitará el desarrollo muscular y por tanto, perder peso. Alimentos ricos en proteínas: Leche, queso, yogurt, jamón, pavo, pollo, carne, pescado o huevos.
  • No te olvides de la hidratación: Hidratarse durante el entrenamiento evita: que pierda el apetito (un síntoma de deshidratación), que llegue a comer con mucha sed y tome demasiados líquidos (esto reduce la cantidad de alimentos que puede ingerir).
  • Suplementos: Consulta antes de comprar, ya que existen numerosos suplementos en el mercado y es mejor ir sobre seguro
  • Evita las calorías vacías: el alcohol, las chucherías y los refrescos son fuente de nada más ni nada menos que de calorías. Por eso, incrementarán tu aporte energético y si éste es excesivo, sólo se acumularán como grasa en el organismo. Justo lo contrario de perder peso.

 

2) Realizar ejercicio físico: sí; ésta es la otra parte indispensable de la ecuación para poder perder peso. El ejercicio físico hará que mejores de dos maneras diferentes: tu cuerpo capta la energía que necesita para realizar dicha práctica física a través de las reservas de grasa y de glucógeno (azúcares o carbohidratos), con lo que a mayor actividad física, mayor desgaste de estos depósitos; y además, hace que tus músculos se tonifiquen, de manera que eso hace que quemes más no sólo durante el rato de trabajo, sino durante todo el día.

 

¡Nadie dijo que PERDER PESO FUESE FÁCIL!

 

Pero, de verdad.. No os preocupéis. Con voluntad se consigue todo, incluso perder peso. Yo siempre digo que lo que cuesta poco (como por ejemplo ese producto milagroso, o esa otra dieta de una semana…) dura poco. Así que… perder peso es un proceso que requiere su tiempo, pero sólo tu puedes hacer que se cumpla. Perder peso depende de ti.

Ánimo!

Todos los derechos reservados | Política de privacidad